Usted está aquí

15.05.2017
Un periodista fue abaleado en México por cumplir su trabajo

El periodismo mexicano volvió a teñirse de luto este lunes por la muerte a balazos de Javier Valdez, periodista especializado en crimen organizado, uno de los reporteros más respetados del estado de Sinaloa (noreste) y colaborador desde hace más de una década de la AFP.

Su muerte eleva a cinco los reporteros asesinados en 2017 en México, considerado el tercer país del mundo más letal para los periodistas, según la organización Reporteros sin fronteras (RSF). El presidente Enrique Peña Nieto se pronunció en su cuenta de Twitter sobre lo sucedido y condenó el homicidio.

Valdez fue acribillado en Culiacán, la capital estatal, cerca de las oficinas de Ríodoce, el semanario que fundó en 2003 y que logró establecerse como altavoz en una región donde prevalece la autocensura. Desde 1998 también era corresponsal del diario La Jornada.

Una fuente de la fiscalía confirmó a la AFP que "fue atacado a balazos".

"Estamos espantados por este drama y enviamos nuestras condolencias a la familia y a sus allegados", reaccionó la directora de la información de AFP, Michele Leridon.

"Solicitamos a las autoridades mexicanas esclarecer este cobarde asesinato. Desde hace años, con una extrema valentía, Javier investigaba los cárteles de la droga, sin desconocer el peligro que implicaba para su vida", destacó Leridon.

- Cuidarse de todo y de todos -

"En Culiacán, Sinaloa, es un peligro estar vivo y hacer periodismo es caminar sobre una invisible línea marcada por los malos que están en el narcotráfico y en el Gobierno (...) Uno debe cuidarse de todo y de todos", dijo Valdez en 2011, al recibir el Premio Internacional de la Libertad de Prensa del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés).

javier_valdez_periodista_afp.jpg

"Ser periodista es como formar parte de una lista negra. Ellos van a decidir, aunque tú tengas blindaje y escoltas, el día en que te van a matar", comentó también en una de las presentaciones de su último libro, "Narcoperiodismo, la prensa en medio del crimen y la denuncia".

Padre de familia, Valdez, de rostro ancho y sonriente, solía usar un sombrero Panamá. 

Su hermano, Rafael Valdez, contó a la AFP que el reportero no le comentó que estuviera investigando algo que le pusiera en riesgo.

"Era muy reservado en cuestión de su trabajo, nunca comentaba nada para no inmiscuir a nadie", dijo.

"Lo cuestioné varias veces sobre si tenía miedo. Me decía que sí, que era un ser humano. Le decía entonces que por qué arriesgada su vida y el respondía: '(el periodismo es) algo que me gusta, que alguien tiene que hacer. Hay que luchar para cambiar las cosas'", recordó su hermano, totalmente devastado.

Valdez logró convertirse en uno de los reporteros más reputados de su estado, especializándose en el crimen organizado y el narcotráfico. 

A lo largo de sus casi tres décadas de carrera informó activamente sobre el cártel de Sinaloa y el desenlace de su fundador, Joaquín "El Chapo" Guzmán, actualmente encarcelado en Estados Unidos. 

Su última colaboración con la AFP fue precisamente para informar sobre la guerra interna desatada desde la extradición de Guzmán entre varias facciones que se disputan el liderazgo del cártel.

Además del Premio Internacional de la Libertad de Prensa, también había sido galardonado con el María Moors Cabot, que concede la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia (EEUU).

Fuente: AFP

Califique esta información
Total votes: 19