Usted está aquí

04.09.2015
Nueva emisión de ceniza, de 3 kilómetros, produjo este viernes el Cotopaxi

El volcán Cotopaxi, que entró en un proceso eruptivo hace tres semanas, produjo la mañana de este viernes varias emisiones de ceniza, la mayor de una altura de tres kilómetros, que se podía divisar desde Quito, distante unos 45 kilómetros del coloso, informó el Ministerio Coordinador de Seguridad.

"A esta hora se visualiza emisión de gas y ceniza, altura hasta 3km, con dirección suroccidente", indicó la cartera de Estado a través de Twitter, acompañando el mensaje con una fotografía de la nube de ceniza tomada por el sistema integral de seguridad ECU-911 desde el parque Bicentenario, ubicado en el norte de Quito.

Poco antes se emitió el último informe del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional que detalló un comportamiento similar al de los últimos días con una actividad interna "alta" y superficial "moderada" además de emisiones continuas de gas y ceniza de distintas alturas.

“Durante la noche de este jueves, las imágenes satelitales mostraron una columna (pluma) de ceniza con dirección occidente y suroccidente. El volcán amaneció despejado y se puede observar una emisión continua de vapor y ceniza, que alcanza aproximadamente 500 metros sobre el nivel del cráter, en la dirección mencionada anteriormente”, señaló el informe.

Además reportó caída de polvo volcánico en la entrada al Parque Nacional Cotopaxi y en el Área de Recreación El Boliche, cerradas desde el pasado 14 de agosto cuando inició el proceso eruptivo y fue declarada la alerta amarilla que se mantiene sin cambios.

El volcán Cotopaxi, que entró en un proceso eruptivo hace tres semanas, presentó la mañana de este viernes varias emisiones de ceniza, la mayor de una altura de tres kilómetros que se podía divisar desde Quito, distante unos 45 kilómetros del coloso, informó el Ministerio Coordinador de Seguridad.

"A esta hora se visualiza emisión de gas y ceniza, altura hasta 3km, con dirección suroccidente", indicó la cartera de Estado a través de Twitter, acompañando el mensaje con una fotografía de la nube de ceniza tomada por el sistema integral de seguridad ECU-911 desde el parque Bicentenario, ubicado en el norte de Quito.

Poco antes se emitió el último informe del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional que detalló un comportamiento similar al de los últimos días con una actividad interna "alta" y superficial "moderada" además de emisiones continuas de gas y ceniza de distintas alturas.

“Durante la noche de este jueves, las imágenes satelitales mostraron una columna (pluma) de ceniza con dirección occidente y suroccidente. El volcán amaneció despejado y se puede observar una emisión continua de vapor y ceniza, que alcanza aproximadamente 500 metros sobre el nivel del cráter, en la dirección mencionada anteriormente”, señaló el informe.

Además reportó caída de polvo volcánico en la entrada al Parque Nacional Cotopaxi y en el Área de Recreación El Boliche, cerradas desde el pasado 14 de agosto cuando inició el proceso eruptivo y fue declarada la alerta amarilla que se mantiene sin cambios.

Nueva "aerovía temporal"

Por la actividad del volcán, de 5,897 metros de altura sobre el nivel del mar, la Dirección General de Aviación Civil (DGAC) anunció que implementó esta semana una nueva "aerovía temporal" denominada W23/UW23 "para optimizar los tiempos de vuelo en el espacio aéreo de Quito que se han visto afectados por la actividad del volcán".

El incremento de la actividad del coloso obligó a las compañías aéreas a utilizar rutas alternativas para evitar la nube de ceniza volcánica, lo que significó un notable incremento de los tiempos de vuelo, consumo de combustible y emisión de gases a la atmósfera, explicó la DGAC.

Ante esta situación, la autoridad de Aviación Civil dialogó con la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) para que los vuelos comerciales puedan utilizar, de manera temporal, una parte de la zona aérea de uso exclusivo militar denominado SER-2.

De otro lado, en las poblaciones que se encuentran en zonas de riesgo continúan las capacitaciones para reaccionar en caso de una emergencia mayor. Por ahora las afectaciones tienen que ver con la emisión y caída de ceniza que ha afectado a cultivos y ganado y ha obligado a la ciudadanía a proteger sus vías respiratorias y piel.
Fuente: Agencia Andes

Por la actividad del volcán, de 5,897 metros de altura sobre el nivel del mar, la Dirección General de Aviación Civil (DGAC) anunció que implementó esta semana una nueva "aerovía temporal" denominada W23/UW23 "para optimizar los tiempos de vuelo en el espacio aéreo de Quito que se han visto afectados por la actividad del volcán".

El incremento de la actividad del coloso obligó a las compañías aéreas a utilizar rutas alternativas para evitar la nube de ceniza volcánica, lo que significó un notable incremento de los tiempos de vuelo, consumo de combustible y emisión de gases a la atmósfera, explicó la DGAC.

Ante esta situación, la autoridad de Aviación Civil dialogó con la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) para que los vuelos comerciales puedan utilizar, de manera temporal, una parte de la zona aérea de uso exclusivo militar denominado SER-2.

De otro lado, en las poblaciones que se encuentran en zonas de riesgo continúan las capacitaciones para reaccionar en caso de una emergencia mayor. Por ahora las afectaciones tienen que ver con la emisión y caída de ceniza que ha afectado a cultivos y ganado y ha obligado a la ciudadanía a proteger sus vías respiratorias y piel.
Fuente: Agencia Andes

Califique esta información
Total votes: 382