reventa

Los aficionados tuvieron que esperar por varias horas para conseguir un boleto, mientras los revendedores compraban a montones.